Historia

1

Por Joaquín del Arse.

Arsenal cumple hoy 59 años desde su refundación como club. Decimos refundación, porque Arsenal ya existía desde la década del 40, cuando un grupo de vecinos, se juntaron a practicar fútbol, uniendo identidades tan dispares hoy en dia, como ser hinchas de Racing e Independiente. En aquellos primeros años, se disputaban los campeonatos de las ligas de Avellaneda, y lo hacía con gran suceso, superando a todos los equipos de la zona.
Pero el club formalmente no se había proyectado como tal, y solamente era un conjunto de voluntades, sobre la calle Independencia, jugando en canchas como las de Sarmiento, Villa Argentina, Belgrano, rivales del barrio. Partidos que indefectiblemente terminaban muchas veces “a las piñas”, como rememoraba Luis “el nene” Pico, uno de los primeros fundadores de aquella primera época.
Decía, “la sede era un cuartito solo, sin baño, sin nada. Era un negocio que había cerrado. Adentro solo llegaba a tener un billar, nada mas, despues no habia nada. Y ahí nos reuniamos todos, también teníamos dos mesitas para jugar ajedrez y damas. Ese cuartito luego se cerró y fuimos a parar al boliche “las tres F”, que para nosotros era el club.”
Ese primer Arsenal organizaba reuniones y hasta carnavales. Pero el club cerró sus puertas a mediados de la década del 40. Ya usaba los colores celeste y rojo, aunque también tenía una verde y blanca a rayas horizontales, con las tres F en el pecho, una especie de “publicidad” por el bar que los “bancaba” en sus reuniones.
Sobre el nombre, diría Pico, contradiciendo la palabra oficial: “el equipo antes jugaba en esa esquina de Solier e Independencia, en un baldío, algunos dicen que se llamaba Sportivo Solier, por la calle, pero nadie está seguro de eso. El nombre Arsenal se lo puso, según aseguran muchos un hermano mío, José María Pico, pero tampoco hay certeza absoluta, lo que sí es seguro es que no fue por las campañas del Arsenal inglés, como se dijo después, ya que éstas fueron a finales de los 50, y nuestro nombre estaba desde los 40. Inclusive en aquellos primeros años, la casaca ya era como la actual.”
Pico asegura que el club fue fundado en 1943, pero más allá de su relato, Arsenal vuelve al ruedo un 11 de enero de 1957, cuando ya con la impronta de Julio Grondona, el grupo vuelve a reunirse, y en las mesas de “las tres F”, Julio Grondona, Roberto Estévez, Juan Carlos Urtasún, Eloy de Medio, Horacio Montero, Américo Besada, José y Roberto Berdía, Luis Pico, José y Héctor Bueno, Orlando Acosta, Francisco Ceferino (socio nº1, tras sorteo) y Juan Emilio Elena (luego DT por un lapso de 19 años), forman la primera comisión directiva.
El 31 de  mayo de 1961, de la mano de Don Herminio Sande (dirigente de Independiente), Arsenal consigue la afiliación a la AFA. Pero como no tenía cancha propia, jugaba de local en el club del Ateneo, al lado del policlínico de Avellaneda. El primer gol oficial lo convirtió Héctor Grondona, ante Piraña, a los 10 minutos del segundo tiempo, y ese mismo año alcanzó la final por el ascenso, perdiendo ante Villa Dálmine.
En 1962 ganó de manera invicta el torneo, con 22 victorias y 7 empates, y ascendió a la C. Pero dos años después, en 1964, Arsenal salio campeón y ascendió a la B, con un punto de ventaja sobre Almirante Brown y Defensores de Cambaceres, y una delantera que daba miedo: Cid, Grudzien, Celko, Grondona.
Con el estadio afincado finalmente en Sarandí (antes se utilizaba la cancha del Ateneo, al lado del policlínico de Avellaneda), Arsenal alcanzó en 1971 el subcampeonato (detrás de un formidable Lanús) y en 1984 descendió a la C, de la que volvió dos años después, tras vencer a Ituzaingó en la final, con un equipo que contaba con Urtasun, Flores, Fernandez y Aquino entre los más carismáticos. Entre buenas y malas, 1992 nos encontró con otro ascenso, ahora al Nacional B, frente a Alvarado de Mar del Plata, con victoria por 2 a 1.El Gran Vasco Iturrieta supo armar un equipo batallador, que sabía sacar fuerzas, explotando las debilidades de los rivales: Urquiza, Rodriguez, Fito Gonzalez, Burakoski, Riveros,Guzman, Rizzo, Muñoz, entre otros, eran los jugadores que se destacan.
Es fundamental entender el ciclo iniciado por el “Chaucha” Bianco, que a partir de 1997, le dio otra mentalidad a Arsenal y poco a poco conformó equipos que pelean el ascenso a la A. Lamentablemente nunca pudo lograrlo, pero la base de su trabajo le daría a nuestra institución su salto de calidad a posteriori.
En 2001, Arsenal encara una nueva etapa, pero rápidamente al no haber resultados positivos, arriba Jorge Burruchaga. Se superan algunos inconvenientes y le imprime al equipo su estilo, llevándolo al campeonato en 2002, cuando sale campeón de la segunda etapa del Nacional B, superando a Gimnasia de Concepción del Uruguay, con la presencia goleadora de Morales y Palavecino, la seguridad de Limia, las gambetas de Gareca y Villalba, la prestancia de los hermanos Espínola en el fondo.
Nadie daba nada por el equipo recién ascendido, pero ya en su primera temporada en la A venció a San Lorenzo. En 2004 clasificó para la Copa Sudamericana, donde eliminó a Banfield y River, inaugurando además el nuevo estadio “Julio Humberto Grondona”, por lo que Arsenal nunca más debió jugar de local en otro estadio.
El pulpo González, el Coco Grondona, el Tano Piersimone, Andrizzi, Esmerado, Romero, Calderón, Denis, Hirsig, Quinteros, el Pato González, entre tantos otros, son nombres que construyeron y solidifican a Arsenal en la Primera A.
Sin embargo, Arsenal no dejó de crecer nunca, incorporó nuevas actividades como el Handball, el Futsal y el Hockey sobre Césped, además de contar con otras actividades recreativas, para la familia y el socio de Arsenal.
El fútbol siguió dando sus frutos: con la llegada de Gustavo Alfaro como DT, Arsenal se lanzó a la conquista internacional, y en 2007 conquistó la Copa Sudamericana, dejando en el camino a equipos de gran trayectoria como San Lorenzo, Goias de Brasil, Chivas de México, River y América de México. No obstante, en 2008, Arsenal conquistó en Japón la primera edición de la Copa Suruga Bank y disputó dignamente ante Boca Juniors la Recopa Sudamericana.
Andrizzi se vistió de gloria cuando el tiempo se moría, y la copa parecía que viajaba (injustamente a México). Gambeteo media defensa, se cayó, enganchó la pelota, y sacó un tiro cruzado para el delirio de las casi 30.000 almas que la noche del 5 de diciembre de 2007, coparon el estadio de Racing Club.
Cuenca (héroe ante River, al atajar y definir en los penales de desempate), Matellán, Gómez, Yacuzzi, Calderón, Gandolfi, Díaz, Mosquera, Villar, San Martín, Garnier, Damonte y Biaggini jugaron ante el América.
Tras este brillante ciclo, Arsenal tuvo un cambio profundo, con dos campañas no del todo buenas, con el retorno de Jorge Burruchaga, pero que lamentablemente no dio los frutos esperados.
El retorno de Gustavo Alfaro le dio a la institución un nuevo empuje, y con su llegada, se volvió a disputar copas internacionales, como la Sudamericana y por segunda vez en la historia la Copa Libertadores. Pero lo más importante fue el logro en el plano local, el campeonato Clausura 2012, tras un comienzo lleno de dudas, el equipo se afianzó y en los últimos partidos, definió con gran categoría el torneo a su favor, con algunas goleadas (entre ellas un contundente 3 a 0 a Boca en su cancha) y un gran nivel de juego, que le valió el reconocimiento de todo el ambiente, con jugadores como Leguizamón, Ortiz, Aguirre, Carbonero, Campestrini, entre otros. Luego una nueva participación en la Copa Libertadores 2013, pero la suerte siguió siendo esquiva en el máximo certamen continental. Una serie de resultados adversos, no permitió la clasificación para los octavos de final. Mientras tanto, la nueva Copa Argentina le daría la revancha al plantel, al ganarla de manera invicta, superando en la final a San Lorenzo, por 3 a 0, en Catamarca, lo que marca su tercer título en la división superior del fútbol argentino, y le valió la clasificación (por tercera temporada consecutiva) a la Copa Libertadores 2014.
No fue buena la producción de 2015, con tres técnicos diferentes en sus estilos, una pobre participación en la Copa Sudamericana (eliminado por Independiente) y una preocupante labor en el torneo local, que abre una señal de alerta en el futuro del club, en cuanto al plano deportivo.