VERGUENZA

Los grandes responsables de este momento son otros: dos hermanos, uno que durmió una siesta eterna de la que despertó tardísimo y el otro que habla como si fuera el mejor pero conformó un plantel indigno de la historia de Arsenal. Pero ayer salieron a la cancha ustedes y jugaron el partido viendo “a ver qué pasaba”, faltó rebeldía, compromiso, faltó todo y se vio durante los 90 minutos y también en los penales. Los dejó en evidencia un equipo humilde de tercera categoría, con muchas bajas pero que jugó el partido como una verdadera final. Nos ganaron en los penales, pero tranquilamente pudo ser durante los 90 minutos.

Se “cagaron” en el hincha de Arsenal, ese que los bancó en todo momento pese a que se estaban yendo a la B. Que siempre alentó y los dejó trabajar tranquilos aunque nos acostumbraron a verlos perder. Merecíamos otra cosa, hoy sentimos profundo dolor y vergüenza por la triste jornada de ayer. El que se quiera quedar y dar vuelta esto adelante, el resto muchas gracias por nada. AGUANTE ARSENAL!!!

Matias Steinmeyer – Editor de Vamo el Arse.

SÍNTESIS

Arsenal: Aquino; Ferreyra, Curado, Corvalán, Milo; González, Drocco; Quintana, Antilef, Lomónaco; Cháves. Suplentes: Rivero González, Gómez, García, Coyette, Necul, Carabajal y Pollero. DT: Sergio Rondina.
Cipolletti: Alasia; Jara, Medina, Seguel Morales; Carrera, Valente, Strak, Ávila; Del Prete, Sosa. Suplentes: Crespo, Orellana, Gómez, Páez, U. Romero, E. Morales y E. Romero. DT: Germán Alecha.
Definición por penales: Ganó Cipolletti por 3-2. En Arsenal convirtieron Curado y García (fallaron Drocco, Ferreyra y Milo). En Cipolleti convirtieron Sosa, J. Morales y E. Romero (falló Valente).
Amonestados: 34′ PT Ávila (C); 25′ ST Jara (C); 45′ ST García (A); 47′ ST Corvalán (A).
Cambios: 19′ ST Morales por Carrera (C); 23′ ST Pollero por Quintana (A); 30′ ST Romero por Del Prete (C); 35′ ST García por Antilef (A); 37′ ST Necul por Chaves (A); 43′ ST Strak por Gómez (C).
Árbitro: Luis Álvarez.
Estadio: Coloso del Ruca Quimey (Cutral Có).

Anuncios

Tristeza Nao Tem Fim

33913_futbol

Como si el descenso fuera poco… como si el gran lío dirigencial no haya todavía concluido… ahora fue el turno de la deuda con el plantel, la cual no es la única deuda que existe (a los empleados del club, se le debe el aguinaldo y algún que otro porcentaje de los sueldos).
La crisis económica es total, ademas que saber que a Caruso Lombardi se le abonaría alrededor de 15.000.000 de pesos, por el contrato caído con el ex DT. Y todavía nos preguntamos, ¿Que paso con la deuda que reclamaba el lechuga Alfaro?… ¿Que paso con la deuda de los ex jugadores? Toda una incógnita, en un club donde nadie explica nada, y si se explica, es todo a medias tintas.
Piden que la gente se acerque, con ideas innovadoras, pero observamos que quienes quieren hacer algo, se encuentran solos… Lo observamos, nadie nos contó nada… pero para las fotos siempre están, sonrientes…
Da pena ver al club en esta situación, por errores propios, por presiones externas… por algunas cuestiones que algunos saben, y callan…
No seamos ilusos.. hay pase de factura.. hay gente que opera en contra también… desde adentro y desde afuera…
La tristeza sigue.. lacónico final para un ciclo que supo de gloria, y que ahora, solo deja la ceniza en el piso, apagándose después de tanto fuego.

DEBEMOS PENSAR EN EL FUTURO

cropped-arsenal-campeao1.jpg

Ayer, Arsenal dio quizás el paso final hacia el descenso, perdiendo ante un rival directo. Si ya las cuentas, no nos cerraban antes de este partido en Bahía Blanca, ahora la cuestión es que ni un milagro nos salvará.
Triste es la realidad, pero peor es no querer verla. Un manojo de desaciertos, desde la salida de Gustavo Alfaro, allá a mediados de 2014, nos llevó a esta situación, que para mí, y la mayoría es totalmente irreversible.
Lo que no es irreversible, es pensar en lo que viene: el Nacional B. Un torneo deficitario por si solo, donde los equipos año tras año, se van endeudando dentro de una estructura que hace imposible poder tener rédito económico.
Es que la segunda categoría (armada allá en el lejano 1986), se hizo inviable para la mayoría de los equipos metropolitanos. Vemos como Quilmes (un histórico del ascenso y con una infraestructura digna de Primera División), se desangra por no descender a la B metro, envuelto en internas y una deuda millonaria. Vemos otros, como Ferro, que solo pueden sostenerse y no se sabe hasta cuando. Por eso se escuchan voces que piden una reestructuración urgente.
La miopía de los dirigentes del interior, con el solo afán de aprovechar algún viento de cola para ascender, también los va a arrastrar a la ruina económica y deportiva.
Mientras tanto, Arsenal se debate entre lo que fue y lo que vendrá. Con un equipo diezmado anímica y futbolisticamente. Ya no nos dan las cuentas, y solo hay que esperar el desenlace final.
A pesar de todo, confiamos en el proyecto del Huevo Rondina, el de forjar jugadores del club para lo que viene, que será durisimo.
No sabemos si podremos mantenernos en la B Nacional, o pasaremos directo a la B Metropolitana, porque los ingresos televisivos casi que son irrisorios, amen que poder armar un plantel competitivo seguramente quedará lejos de nuestro alcance.
Hablar de responsables, ya lo hicimos varias veces, desde que la crisis se hizo presente, porque cada uno sabe que parte le corresponde en este lío institucional y deportivo.
Lo único que apostamos, es que se bajen del egocentrismo, y piensen en el bien común del club. Es lo único que pedimos desde VAMO EL ARSE.

Joaquin Oscar Carrizo, socio de Arsenal,  y editor de VAMO EL ARSE.

UNA REALIDAD QUE GOLPEA EL ALMA

cropped-arsenal-campeao1.jpg

Por Joaquin del Arse.

Ya no tenemos excusas ni palabras para hablar sobre el negro panorama que hoy tiene Arsenal, en cuanto a sus chances de permanecer en la Primera División. El equipo no encuentra su rumbo, el técnico no hace autocritica ni da un paso al costado, y desde la dirigencia nadie, pero absolutamente nadie, toma el control del caso, quizás por propia decisión de dejar que el barco se hunda de una buena vez, pero esa postura es totalmente reprochable.

No interesa acá, lo que piensa el socio ni el hincha común. Arsenal es como un enfermo terminal, al que se lo esta velando con la anticipación de saber su muerte, nadie apela al sentido común de terminar con este circo.

Arsenal durante toda su vida, estuvo forjado por la prolijidad y por saber bien hacia donde se iba. Nadie puede venir a argumentar sobre deudas u otras yerbas, porque históricamente, nunca nos sobro un mango, siempre fue por un grupo de voluntades, quienes mes a mes ponían la plata para tapar los agujeros.

Y si es totalmente reprochable, que en el momento de máxima gloria, nadie se animo a dar un paso mas hacia adelante, para agrandar al club, y llevarlo a una posición mas cómoda, en cuanto a lo social y financiero. Se tomaron decisiones que hoy estamos pagando con un descenso anunciado

Y nos interesa mucho, que va a pasar en la B Nacional, un campeonato durisimo tanto en lo deportivo como en lo económico. Si ya estando en el circulo máximo, no podemos ser sustentables, menos lo seremos en un torneo que solo registra déficit y una chance de volver inexistente para nosotros, salvo que aparezca algún mecenas, pero ya sabemos que sucede cuando la cosa no funciona bien.

Ayer, el equipo fue nuevamente una sombra, una lagrima, un desastre.

Solo pedimos que se hagan cargo de esto, los que se tienen que hacer cargo, partiendo desde el presidente, la comisión directiva, jugadores y cuerpo técnico.

Arsenal merece respuestas.

MÁS QUE UN CABARET……

Jamás en la vida, después de tantos años de ir a la cancha, de sufrir y alentar, de tocar la gloria y abrazar las copas… jamás, ni en los peores sueños, surgió algo parecido a lo que estamos viviendo en Arsenal.
Los contreras siempre decían: “Cuando se muera Grondona, ustedes desaparecen”… era la voz popular de todo aquel que no quería al Arse… amigos, conocidos, desconocidos, periodistas y pseudoperiodistas… algo que el “ambiente futbolístico” repetía hasta el cansancio.
Y un día Don Julio no estuvo más, dejó vacío el poder que supo sostener durante tres décadas, fiel a su estilo, con decisiones polémicas, pero con la sabiduría de un hombre que vivió 100% para el fútbol argentino.
Muy lejos quedaron sus “herederos”, casi como una caricatura de lo que es ser un dirigente. Lamentablemente, Arsenal hoy sufre la ausencia del número 1, y se hace carne los designios de todos aquellos que decía.. “Cuando se muera Grondona….”
Pensé que estaban equivocados, que era pura envidia, parte del “folclore futbolístico argentino”… pensé que sus sucesores aprendieron de él… pensé que Arsenal podía sobrevivir sin Don Julio… pero pensé mal…
En estos años, vemos que nuestro club va en picada, pero por propios errores, porque nadie les puso una pistola en la cabeza a los que mandan, para tomar todas las decisiones equivocadas que tomaron.
Suelen decir, que ellos son los que ponen la plata, que son los que deciden porque nadie se quiere hacer cargo, que si vino el empresario a poner la guita (Y se llevó el triple) es porque nosotros los socios e hinchas no nos acercamos al club a colaborar, que se debe mucho dinero y que el club es inviable.
Claro, es inviable, porque en el momento de gloria, no se hizo nada para atraer nuevos socios, no se hizo nada para crecer socialmente, no se hizo nada para proteger o retener a los que ya eran socios o iban a la tribuna…. suelen decir que no se llena la cancha.. ¿como diablos quieren que se llene con los escuálidos resultados obtenidos?, la gente no es zonza, y ve hace rato el desmanejo que existe en el club.
Te amenazan diciendo que es fácil hablar desde afuera, pero cuando te acercas, no te dan ni la hora… Claro, tienen la sartén por el mango.
Es triste la realidad, mientras que deportivamente la cosa va camino al descenso, mientras que socialmente no existimos… debemos ser el único club de primera, que ganando 5 títulos, retrocedió socialmente. Una imagen que vale por más de mil palabras.
Ahora resulta que los medios partidarios somos “los contras”, “el eje del mal”, entre otras pavadas que andan diciendo… resulta que ahora “no se puede insultar”…  resulta que ahora “los jugadores se sienten hostigados y reaccionan mal”… Resulta que resulta que ya no saben que mas decirnos, porque no encontramos al presidente, al vice, a ninguno pesado de la CD, y el único que sale a hablar es Humberto (con el grotesco de ayer, “me voy, me quedo”), quien deberia dar mas explicaciones por el colapso futbolístico de un plantel que él mismo armó. Y en medio de todo esto, la gente que se impacienta, pero que también se encuentra dividida, por opiniones contrapuestas…
El futuro, si no media un milagro divino (Y no soy creyente, disculpen), es el descenso, y acá radica mi mayor preocupación… Si en Primera División A, no nos podemos solventar el fútbol, ¿como vamos a hacer en la B Nacional?… yo creo que nos vamos derecho a la B Metropolitana y ahí vegetamos… y ojo, no vaya a ocurrir que estos “iluminados, que tienen la razón” terminen abandonando el barco y bajando la persiana, por considerar “inviable el club”.
A estar atentos entonces…

Joaquín Oscar Carrizo

UN TRISTE EMPATE ANTE TIGRE

Fue un 0 a 0 insulso, aunque Arsenal comenzó mejor y como de costumbre, se fue desdibujando hasta quedar expuesto a los ataques de Tigre, que falló en la definición y en la efectividad. Fue empate, porque el visitante no tuvo contundencia, y porque el local se aferró al milagro.

Arsenal: Santillo; M. Rolón, Monteiserín, Cardozo, Corvalán; Ferreyra, Carrera, Milo, Wilchez; Mosquito, Contreras. Cambios: ST, 18m Drocco por Milo; 27m Purita por Mosquito, 32m Velázquez por Ferreyra. Suplentes: Velazco, Papa, Bella y L. Rolón. DT: H. Grondona.
Tigre: Crivello; Caire, Niz, Bojanich, Abero; Menossi, Spinaci, Mansilla, Janson; Passerini, Luna. Cambios: ST 14 Pérez por Luna, 24m Stracqualursi por Janson, 32m Chacana por Passerini. Suplentes: Chiarini, Rodriguez, Chao y Imperiale. DT: C. Lombardi.
Amonestados: Abero y Spinaci (T).
Árbitro: Patricio Loustau.
Estadio: Arsenal

LUEGO DE LA SALVACIÓN, ES TIEMPO DE PENSAR EN EL FUTURO DE ARSENAL

Arsenal se salvó, pero es tiempo de reconocer los errores cometidos, reorganizarse y formar un equipo capaz de poder sobreponerse a los nuevos desafíos. También la dirigencia debe hacer un mea culpa profundo, tras el desaguisado que resultó el gerenciamiento. Es deber de la CD, reformular su relación con el socio y con la nueva coyuntura que nace junto a la Super Liga.

POR JOAQUÍN DEL ARSE

Terminó el sufrimiento, Arsenal se queda otra temporada en la Primera División. Se sufrió y mucho, demasiado diría, casi al borde del ataque de nervios, pero el objetivo llegó, a los ponchazos, casi sin aliento, y gracias a virtudes propias y manos ajenas.
Ayer, el equipo de Humberto, terminó arrinconando a Quilmes, sin jugar bien, con muchos defectos, y mereció llevarse la victoria sobre el final. Pero no se dió, y dependimos de otros resultados.
Boca empató arteramente con Olimpo, en Bahía Blanca, y todo quedó en las manos de River, que sufrió y transpiró para ganarle a Aldosivi, clasificar para la Libertadores 2018 y de paso, darnos la salvación.
Esto en el plano deportivo. Pero ahora, es tiempo de la reflexión, porque si llegamos a esta situación, es porque durante los últimos años se hicieron algunas cosas mal, digamos muy mal.
Se perdio “el norte”, se vendió “el alma” a un grupo inversor que terminó siendo negativo en su impacto (se viene una judicialización para la ruptura del contrato) deportivo e institucional. Arsenal perdió su calma, en una danza de jugadores de irrelevante categoría, con la urgencia propia de quien ve diluirse su lugar en la A. Pasaron técnicos que no estuvieron a la altura de las circunstancias (rescatamos la gran labor del Huevo Rondina, en el torneo corto de 2016), y jugadores que dejaron muchísimo que desear.
Tuvo que venir un “Grondona” para ordenar un plantel que estaba directamente muerto anímicamente. Como pudo, con dudas, con aciertos, con errores, se sacó adelante el torneo, y se llegó a la salvación, una fecha antes del cierre, algo impensado al iniciarse el año.
Es hora de replantearse muchas cosas, desde lo institucional (ordenando las cuentas, la relación con el socio, y la transparencia económica) y desde lo deportivo (como dijo Humberto, hay que traer pocos pero buenos jugadores y reforzar la base del actual plantel).
Tampoco entendemos, porqué Arsenal no tiene sponsor en su camiseta… si hasta un equipo de la C la tiene. Pero nadie explica nada, o te cuentan las cosas a medias y enojados.
Por eso, pasada la angustia, tenemos que pensar como seguir llevando al Arse, por el camino de la gloria que supimos conseguir. Como recuperar la relación con los socios, con la gente que alguna vez aporto algo, con los auspiciantes, con el barrio, etc.
Depende de nosotros, porque un gran sector del periodismo nos quiso ver caer al descenso, como también algunos dirigentes de la flamante super liga, que no les convence tener un club de escasa convocatoria en la A. Debemos blindarnos y hacernos fuertes, y a vos hincha del Arse, acercate al club, asociate, alentá, y si observas algo que no te gusta, reclama, hacete oir.
Y a los dirigentes… señores, el club es de todos, no de unos pocos… escuchen a la gente… usen el sentido común… preferimos irnos dignamente al descenso, con lo que tengamos, que venderle el alma al diablo, por oro y espejitos de colores.

SÍNTESIS

QUILMES (2): Rigamonti; Pérez Acuña, López, Benegas y Carrizo; González, Ramírez y Obregón; Torres, Andrada y Orihuela. Suplentes: Marcos Ledesma, Cristian Trombetta, Raúl Lozano, Francesco Celeste, Gastón Pinedo, Nicolás Da Campo, Franco Negri y Marcelo Olivera. DT: Cristian Díaz
ARSENAL (2): Santillo; Marín, Curado, Bottinelli, Corvalán; Pérez; Rolón, Wilchez, Brunetta, Milo; Sánchez Sotelo. Suplentes: Pellegrino, Bellocq, Papa, Calzada, Imbert/Bazán, Fragapane, Rodríguez. DT: Humberto Grondona
GOLES: 9′ PT Bottinelli (ARS); 16′ PT González (QUI); 28′ Milo (ARS); 31′ PT Pérez Acuña (QUI).
CAMBIOS: 0′ ST Calzada por Brunetta (ARS); 21′ ST Celeste por Torres (QUI); 27′ ST Imbert por Milo (ARS); 33′ ST Olivera por Ramírez (QUI); 38′ ST Da Campo por Orihuela (ARS); 39′ ST Bellocq por Rolón (ARS).
AMONESTADOS: 25′ ST Milo (ARS) y Celeste (QUI); 31′ ST Orihuela (QUI); 36′ ST Imbert (ARS).
Estadio: José Luis Meizner
Árbitro: Juan Pablo Pompei

Arsenal salió a especular desde el principio al fin, a pesar de ponerse rápidamente en ventaja, no supo conservarla, por errores infantiles en su defensa. Quilmes tuvo mayor ímpetu, de la mano de Andrada, quien fue un problema sin solución para el mediocampo del equipo de Sarandí. Nuevamente, tras un tiro cruzado de Milo, Arsenal se puso arriba en el marcador, y como en el primer gol, la alegría duró poco y nada. El primer tiempo cerró con Quilmes volcado sobre el arco de Santillo, quien se convirtió en la figura.
En el complemento, el local sintió el desgaste físico, pero Arsenal no salió a atacarlo y lo espero de contragolpe. Los cambios que realizó Humberto, fortaleció las líneas del medio y de la defensa, mientras que Quilmes se diluyó totalmente. Solo sobre el final del partido, Arsenal tuvo las mejores situaciones para llevarse la victoria, pero el poste y una polémica jugada en el área chica (hubo mano), le impidieron llevarse los tres puntos.

ARSENAL, 15 AÑOS EN PRIMERA

000449506100044951440004495175

Por Joaquin del Arse.

Se cumplen 15 años del ascenso de Arsenal a la máxima categoría, en aquella tarde gloriosa del 18 de mayo de 2002, cuando se igualó ante Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay, una infartante revancha (la primera, fue victoria por 2 a 1).
Desde temprano, el Viaducto estaba a tope, con una cantidad enorme de hinchas y simpatizantes, que se acercaron en masa, e hicieron colapsar el pequeño estadio de madera, que terminó con la platea inhabilitada, y la caída del alambrado olímpico, en la cabecera local.
Más allá de esto, la final arrancó mal, con un penal en contra, convertido por quien luego se convertiría en uno de los máximos goleadores del club en la A: Luciano Leguizamón.
Sin embargo, para el segundo tiempo, Gustavo Grondona sacó del baúl las viejas camisetas del 92 (Si aquellas del ascenso al Nacional B), y el equipo se contagió de esa gloria. Pronto, Javier Morales capturó un centro, en el área entrerriana, y estampó el empate tranquilizador. Luego todo fue fiesta.
El entrenador encargado de llevar a la máxima categoría al equipo fue el jugador más emblemático del club, Jorge Burruchaga. Y los futbolistas que materializaron aquella hazaña fueron Alejandro Limia, Darío Espínola, Carlos Ruiz, Víctor Molina, Oscar Espínola, Patricio González, Gastón Esmerado, Rubén Palavecino, Gustavo Grondona, Javier Morales y Facundo Gareca.
Aunque no había demasiadas expectativas para su paso por la Primera División, Arsenal se quedó con el torneo Clausura del 2012, la Copa Argentina del mismo año, la Sudamericana del 2007 y participó en tres ediciones de la Copa Libertadores de América. El presente no es similar a aquel. Hoy Arsenal pelea por mantener la categoría guiado por alguien con ADN de la casa: Humberto Grondona, con su hermano Julio Ricardo como presidente. Pero eso no impide que por el Viaducto recuerden aquello con enorme felicidad.

EN PRIMERA PERSONA

Increíble, inolvidable, inmortal… tantas sensaciones, recuerdos, vivencias… un torbellino difícil de manejar… pero ahí vamos amigos… en la previa a buscar la entrada, calculo que éramos unos quince locos que nos acercamos a comprar la entrada “anticipadamente”, como fanático que uno se precie, y de pronto, el micro ingresando con los jugadores y ahí nomás se armó la arenga. Fue la primera emoción. Dos días después, el cielo amenazador, había llovido demasiado, y el temor que la canchita no aguante el trajín de una finalísima. Pero no, el cielo dio respiro y enfile para el Viaducto, con la ilusión a cuesta. Ya al bajar del tren, vi tanta pero tanta gente, pintada de celeste y rojo, con sus banderas, cantando, era una fiesta, y no lo podía creer… estaban los “históricos”, los vecinos, los que simpatizaban y también porqué no decirlo, los “curiosos”, extraños personajes que no se pierden acontecimiento deportivo, aunque no sea su club quien juegue la final. En fin, entre tanta pasión, acomodarse en el lugar de siempre, no vaya a ser que por cambiar, mufemos el partido. Junto a quien hoy es mi señora, nos ubicamos en la popu detrás del arco, en ese mismo tablón, que se movía para todos lados, parecía que en algún momento cedía… pero aguanto..
Aguanto el aliento, el movete viaducto movete, aguanto el gol entrerriano y el gol de Javier… fiesta, para para… guarda que se cae, y se cayo el alambrado (por suerte, hacia la tribuna).. ¿Cuanto falta viejo? LA HORAAAAA… y al final el desahogo.. somos de primera…
No se con cuanto extraño me abrace.. bah, digo extraño, pero en realidad no lo eramos… nos unía Arsenal, y con eso bastaba… pero también creo yo, que entre tantos abrazos, lagrimas y gritos, se colaba cómplice el viento del sudeste, ese compañero infaltable de las tardes sabatinas en el viaducto, nos abrazaba en ese momento de gloria.
De mas esta decir, que mi disfonia crónica nació esa tarde… Pero ya me exedi en las lineas, y no quiero ser pesado…
Festejamos a mas no poder, la hazaña increíble de estar en primera… festejamos por todos aquellos que estábamos en la cancha y por los que desde algún lugar de la eternidad, alentaron para que sea posible esa alegría.
Hoy, 15 años después, 5 estrellas a cuestas, brindo por todos aquellos que hicieron posible el ascenso, y por todos esos “extraños” que abrace, esa tarde de mayo en Sarandí.
SALUD. (Joaquin del Arse)

“Imposible olvidar aquel sábado gris de mayo del 2002 donde el sueño más soñado se hizo realidad. Con los monstruos que tenía Arsenal en el equipo titular y la victoria por 2 a 1 en Entre Ríos, tenía una confianza bárbara en que el ansiado ascenso iba a darse. Y así salí desde mi querido Carapachay acompañado por mi viejo Gerardo (fana del Arse): con toda la fe a Sarandí!!!
Luego del viaje en el tren Belgrano Norte, subte y tren Roca llegamos al Viaducto, el señor de la boletería nos aseguró que estábamos comprando dos de las últimas entradas disponibles. La cancha explotaba! Encontramos lugar recién en el fondo de la tribuna lateral, próximos a los hinchas de Gimnasia. No fue fácil y se sufrió, los entrerrianos tenían un equipo bárbaro. El desahogo y la locura total llegaron con el gol del Javi Morales. Ahí sí no tuve dudas: el Arse sería de Primera. Así se cumpliría el sueño de tantas noches de ver a la “celeste y roja” en la Bombonera y el Monumental, también al menos por unos segundos pero se pasaría el resumen de los partidos de Arsenal en “Fútbol de Primera”.
Aún aquella tarde con el ascenso en el bolsillo, no imaginaba que Arsenal podría mantenerse en Primera y mucho menos ganar 5 estrellas. Recordar el 18/05/2002 me hace valorar mucho más el lugar de Arsenal en la élite del fútbol argentino. En estas últimas fechas del actual torneo nos jugamos lo que costó 45 años conseguir y el sueño que hace 15 años es realidad: ARSENAL EN PRIMERA!!!” (Matías Steinmeyer)